La FCA es referente en el trabajo de flora nativa

 

b_293_264_16777215_00_images_Pensiero-Prodocova-1_vga.jpgLa afirmación surge del trabajo realizado por especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) de la UNL. Las actividades se centran en tres ejes: documentación, conservación y en la valoración de las plantas nativas.

Docentes investigadores de la FCA expusieron las principales acciones desarrolladas y los resultados obtenidos en el marco del Programa de Interés Institucional de la UNL “Documentación, conservación y valoración de la Flora Nativa”. En referencia al encuentro, José Pensiero, director del citado Programa, señaló que “la idea fue convocar a los docentes que participan activamente de las actividades; también a los becarios y pasantes, ya que cada uno  trabaja en un aspecto particular sin ver a veces el conjunto de las acciones que se llevan a cabo, y fue abierto también al público en general de la Facultad para difundir lo que estamos haciendo. Y así, si alguien tiene interés en trabajar en algún aspecto particular relacionado a nuestra flora nativa nosotros desde el Programa con gusto apoyaremos”.

 

En la ocasión, Pensiero detalló que “el trabajo se centra en tres ejes: documentación, conservación y en la valoración de las plantas nativas. La documentación se realiza a través de viajes a distintas provincias de Argentina en los que se colectan plantas las que se secan y previo acondicionado se conservan en el Herbario de la FCA. Un herbario es como una biblioteca, pero en vez de libros se conservan plantas disecadas, ordenadas según sus familias y nombres científicos. Nuestro Herbario cuenta con una colección de 25.000 ejemplares y constituye el centro de referencia de la flora provincial.  Asociado a la colección del Herbario se dispone, además, del Banco de Imágenes “IRUPÉ”, que incluye unas 22.000 imágenes fotográficas que permiten ilustrar cerca de 2.000 especies de la flora nativa de Argentina”.

Otro eje del programa “tiene que ver con la conservación de la flora nativa  y, en particular, con aquellas especies que tienen interés como recurso fitogenético y por su importancia desde lo agronómico. Para ello contamos con un Banco de Germoplasma, en el que las semillas, previo tratamiento para bajarle el porcentaje de humedad, se guardan en recipientes de vidrio herméticamente cerrados en heladeras, y de esa manera se conservan por varios años. El Banco de Germoplasma de la FCA-UNL se ha especializado en conservar semillas de especies forrajeras nativas.

Otro de los aspectos importante que abarca el Programa “se vincula con la valoración de la flora nativa. En tal sentido se están estudiando numerosas especies que tienen interés por sus usos como forrajeras, forestales, industriales, frutales o apícolas, entre otros. En el caso particular de las forrajeras nativas que estudiamos, nuestro grupo ha inscripto ante el INASE (Instituto Nacional de Semillas) 4 nuevos cultivares forrajeros, los que a través de convenios de vinculación tecnológica firmado con la empresa Peman y Asociados, y la Asociación de Pequeños Productores de Alejandra y Zona (APPAZ) se está trabajando en la producción de semillas” agregó el profesor.

Al ser consultado sobre acciones futuras, Pensiero indicó que “nuestro interés es sumar más especies, y gente que quiera trabajar en estos temas, por eso, desde el Programa ofrecemos nuestra experticia en el conocimiento de la flora nativa a los docentes de la comunidad de nuestra Facultad y de toda la Universidad”.

Finalmente, el investigador destacó que “las actividades se llevan adelante no sólo en virtud del apoyo que recibe el Programa de la UNL, sino  que también surge de la conjunción  de varios proyectos de investigación. La Universidad nos apoya en el marco de este Programa, pero gran parte  de las acciones se sustentan con subsidios que obtenemo

 

 

 

 

Logo Esperanza 2014